Jess Bruja











{agosto 16, 2010}  
POR: MARI NIEVES VIDA  VERDÚ
SATISFECHA
Cuando regresaba de mí fin de semana golfístico y relajante en el hotel Barceló Saidia, que ha mejorado casi al cien por cien, de lo que me pareció el pasado año, pude disfrutar del colofón a un sábado y un domingo fantástico.
La entrada por la frontera de Benienzar, pasadas las infantiles y tercermundistas (como no puede ser de otra manera), pancartas reivindicativas de la mentira y la manipulación, que desde hace una semana “adornan” y entretienen a los pacientes usuarios fronterizos, fue la alegría que siempre se experimenta, cuando se vuelve a casa, aumentada por la visión de las dos funcionarias del cuerpo de la Policía Nacional, recias en su actitud, serias e implacables en su cometido, que es lo que deben ser, pero que al ver nuestras sonrisas y nuestras exclamaciones de admiración hacia sus personas y su trabajo, esbozaron una ligera sonrisa.
Estas mujeres, estaban soportando, estoicamente, la presión de unas pancartas y unas fotos, algunos se han atrevido hasta dudar de la existencia de las mismas, que además de machistas e insultantes, las hacen parecer como asesinas.
Por unos minutos, el valor de estas mujeres, me hizo congraciarme con el orgullo de ser española, un orgullo que poco a poco, nuestras autoridades, nuestros gobiernos, todos, los de antes y los de ahora, están queriendo minar a base de insensateces, medias tintas y bajadas de pantalones.
Y no me vengan con lo de Perejil, que agua pasada no mueve molino, que tampoco fue la cosa para tanto. Aunque nos gustara, eso sí.
Y siempre tenemos a los melillitas, esos que hablan en corrillos y en los bares, entre amigos y conocidos, pero que no alzan la voz, ni se mueven, cuando hay que hacerlo y donde hay que hacerlo, exigiendo la contrapartida. ¿Boicot a Marruecos y a los productos que entran por la frontera?.
Supongo que entrarán en el saco, los trabajadores, las chicas de las casas, los empleados sin cualificar, los que se ofertan en la plazoleta del comienzo de la Cañada, los limpia coches, los portadores de sacos y sacos, los chavales de las cestas del mercado…. En fin, tantos y tantos que intentan vivir de su trabajo, sin que nadie les moleste y hacerlo lo que mejor pueden y saben.
Y te increpan y te preguntan, ¿Cómo es posible que vayas a Saidia?.. Pero no le increpan al comerciante que vende sus productos para que los pasen de estraperlo, ni al Consejero que lleva dos años vendiéndonos como paquete turístico el resort Saidia mediterránea, como la panacea a los problemas de Melilla, ni a las empresas que venden esos paquetes. No, esos si tienen derecho a ir y venir, sacarle rendimiento crematístico al tema. Pero el ciudadano de a pie, el que se gasta su dinero, que bien que le ha costado ganarlo, en lo que le da la gana, esos somos los que tenemos que hacerle el boicot a Marruecos.
No, que el gobierno español se plante en Bruselas y les diga que se acabó el tema, que no se puede ir con paños caliente con un gobierno fascista, donde la democracia está ausente, donde sus ciudadanos viven rayando el umbral de la pobreza, donde las libertades no existen, donde hay una clase dominante adicta al régimen y otra que sufre todo tipo de penalidades, donde no se respetan los tratados internacionales de aduana, de vecindad, ni de ningún tipo.. No, tiene que ser el melillita de a pie quien boicotee.
Yo no voy a entrar en un juego estúpido, alimentar extremismo, ni racismos estériles, tensiones innecesarias, mientras no vea que, esos que berrean ahora, que exigen desde sus mullidos sillones, lo que ya hace tiempo tenían que haber hecho, quieren poner en pie de guerra al ciudadano en contra del ciudadano. Utilizar una situación, desagradable para todos, provocada por unos cuantos impresentables, cuyas fotos si que deberían aparecer en todos los periódicos, para que sepamos reconocerlos cuando los tengamos enfrente, en la barra de cualquier bar, o en la cola de nuestro paro, o en el servicio de urgencias de nuestro hospital, o a las puerta de nuestro Bienestar Social, con la intención de sacar un rédito político-electoral, me parece ruin y bajuno.
Igual que la postura del gobierno español es meliflua y repugnantemente cobarde y servil, escusada tras la falsa declaración de las buenas relaciones existentes, otra mentira que ya no se creen ni ellos y la buena vecindad, que solo existe en sus cabezas de chorlito, por decirles algo agradable, porque cabeza, lo que se dice cabeza, este gobierno tiene poca, no físicamente, que cabezones hay muchos, si no que la utilizan poco, especialmente para hacer las cosas bien, que para hacerlo mal y nunca, para eso si que piensan.
En definitiva, que como no estoy dispuesta a hablar de ese evento tan maravilloso que han debido gozar los melillenses a tope, de arroz en arroz, de vela en vela, pues este tema, tan trillado en estos días, es suficiente.
Mis felicitaciones, mi apoyo, mi admiración, hacia esas mujeres del Cuerpo Nacional de Policía, que este domingo me reconciliaron con el orgullo de ser mujer y española.
Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: